¿Qué mensaje trae mi enojo?

¿Qué mensaje trae mi enojo?

Cuando escuchamos hablar del enojo, puede que pensemos en situaciones que nos disgustan en las cuales hemos sentido dicha emoción o pensar “mejor paso la página, no sirve enojarme”. Incluso, hemos escuchado hablar de emociones negativas y que dentro de ellas está el enojo . Sin embargo, eso no puede estar más alejado de la realidad. Las emociones simplemente son, sin juicios o etiquetas. Cada una siempre tiene un mensaje que transmitir, no existen emociones buenas o malas. Es cierto que la experiencia de transitar algunas de ellas puede que nos desagrade, sin embargo, eso no quita que sea necesario sentir y que podamos prestar atención a lo que nos pasa cuando nos enojamos. 

Entonces, ¿qué pasa cuando me enojo ?

Cuando nos enojamos ocurre un intercambio de comunicaciones en nuestro sistema nervioso,  lo cual habilita ciertas reacciones fisiológicas que nos ponen en estado de alerta y confrontación, indicando que estamos enojados(as), como: 

  • Aumento del ritmo cardiaco
  • Respiración agitada 
  • Sudoración 
  • Enrojecimiento 
  • Tensión muscular

En este caso, el enojo es una emoción según Levy (2003) de supervivencia que manifestamos en situaciones de desagrado, frustración u obstaculización. Una sobrecarga de energía que muchas veces no sabemos cómo direccionar de forma favorable para lograr aquello que queremos. Ello puede ser causado frente a un vínculo, a un evento en específico o a nuestro imaginario. Entonces, el enojo me permite darme cuenta de aquello que me disgusta y lo que necesito hacer desde él (ej.: marcar un límite, reafirmarme, alcanzar un objetivo, defenderme, etc).

Ahora, es fundamental diferenciar cómo es que expreso y canalizo la energía que propongo desde el enojo, para poder utilizarlo de forma resolutiva y no destructiva. Es común que esta emoción habilite la posibilidad de  reaccionar impulsivamente, sin embargo, descargar nuestro enojo  no es lo mismo que resolver desde él. Por ejemplo, cuando estoy enojado(a) frente a otro, no siempre es lo más favorable descargar mi enojo con dicha persona, ya que eso podría proponer otro conflicto, y que entremos en un círculo vicioso. En cambio, si me doy el espacio para identificar lo que estoy sintiendo, frente a que en específico y sobre todo, que necesito, me permito transitar mi enojo de forma saludable, logrando utilizar y transformar esa energía para poner un límite o reafirmarme frente al otro. 

Es ahí donde entra el rol de la gestión emocional, pues ello nos permite tener un repertorio de herramientas para poder bajar la intensidad de nuestra emoción y hacer lo que realmente necesitamos desde lo que sentimos, de forma asertiva. 

“Cuando me enojo tengo energía disponible para poder defender mis fronteras” (Seitún de Chas, 2020)

Recuerda que aprender a canalizar la energía de nuestro enojo no suele ser una tarea fácil. Es por ello que en Arcade contamos con nuestro servicio de terapia emocional para niños, adolescentes y adultos.  No dudes en contactarnos para acompañarte a transitar de forma saludable tus emociones. 

Lashmi Nandwani 

Bibliografía

  • Levy, N. (2003). Sabiduría de las emociones. Debolsillo.
  • Seitún de Chas, M. (2020). Cómo amigarse con el enojo. TEDxCordoba. https://www.youtube.com/watch?v=f-6mjK0OUfo

Abrir chat