¿Cómo conectar y acompañar emocionalmente con mi hijo e hija adolescente?

¿Cómo conectar y acompañar emocionalmente con mi hijo e hija adolescente?

Las emociones son necesarias, forman parte de nosotros, de nuestro crecimiento y evolución a lo largo del tiempo. En ese sentido, cobran vital importancia ya que nos permite generar sensaciones positivas desde el disfrute y el asombro, hasta experimentar sensaciones poco placenteras como el enojo y el miedo, en diferentes intensidades. En la adolescencia, es necesario que los padres de familia puedan acompañar a sus hijos e hijas adolescentes en este camino de aprendizaje emocional, sosteniéndolos en sus momentos difíciles, celebrando sus triunfos y escuchándolos, evitando juzgarlos, ni sermonearlos.

Es usual que un adolescente desee descubrir su identidad, por ende, buscará experimentar nuevos retos y tomará riesgos. Asimismo, buscará su independencia, queriendo estar solo todo el día en su cuarto, preferirá estar con sus amigos, hablará poco, marcando su distancia. Dichas conductas suelen ser esperadas en esta etapa del desarrollo. 

Por ello, es importante acompañarlos con tolerancia, escucha activa y comprensión estimulando sentimientos de confianza, empatía y aceptación mutua. Dispongamos de tiempo para estar con ellos cuando lo necesiten y algo que a veces dejamos de lado, miremos dentro de nosotros mismos un momento, identifiquemos nuestro sentir, qué pensamos y cómo estamos actuando, para luego elegir el mejor camino que beneficie a nuestros hijos e hijas emocionalmente.

A continuación, compartimos algunos tips que contribuirán a lograr una conexión emocional más saludable con tus hijos e hijas durante la etapa de la adolescencia:

  1. Aprovecha los momentos en donde tu hijo o hija se te acerca para contarte algo, y conecta con él: puedes mirarlo a los ojos, hazle saber que lo estás escuchando (por ejemplo: asentando la cabeza), si te lo pide, puedes darle un consejo, sino acompáñalo en su relato.
  2. Presta atención a sus estados de ánimo: si lo percibes irritable, evita realizar alguna petición en esos momentos, dale tiempo de equilibrar sus emociones y luego pregúntale: “hace un rato te noté pensativo como fastidiado, ¿hay algo que desees contarme?” y espera su respuesta, si no te la da, recuerda que le has demostrado interés y preocupación, sin duda tu hijo o hija no olvidará tu reacción.
  3. Respeta su privacidad: si no desean contarte algo, dales tiempo, en algún momento te buscará para comentártelo. Además, si sabemos que están en sus cuartos con la puerta cerrada podemos tocar para entrar a la habitación. Ello no quita que estemos pendientes, siempre supervisando de una manera saludable lo que estén realizando.
  4. No es una lucha de poder: no hay un ganador en la interacción con tu hijo o hija, a veces tenemos expresiones como “me tiene que hacer caso porque soy su mamá”, “no se puede salir con la suya”. Sin embargo, debemos enfocar la atención hacia el bienestar emocional de nuestros hijos e hijas y  dejar de lado nuestro ego.
  5. Tu hijo o hija  aprende de ti: de lo que haces y dices, por ello es necesario ser congruentes y mantener la calma.  

La etapa de la adolescencia viene con muchos cambios que podrían impresionar porque como padres y madres pues, es una etapa de constantes descubrimientos, en donde conectar emocionalmente con nuestros hijos será un aliciente para un desarrollo saludable. Por eso en Arcade contamos con distintos servicios como terapia emocional, consejería familiar,  talleres socioemocionales, etc. Para acompañar a tu familia  ¿Qué esperas para ser parte de la familia Arcadina? Consulta por nuestros servicios para verano, estamos para acompañarte.

Bibliografía

Izcovich, M. (2017) Ser padres, ser hijos. Los desafíos de la adolescencia. Gedisa editorial. Barcelona.

Ardila, L. (2007) Adolescencia, desarrollo emocional: guía y talleres para padres y docentes (3a. ed.) Ecoe. Ediciones. Bogotá.  


Abrir chat