Regresar

NOTAS DE INTERÉS



22/05/2017

¿Por qué mi bebé pega o muerde?

Ser madres es una de las experiencias más especiales que tenemos, podemos experimentar júbilo por cada logro que observamos, así como una intensa preocupación por situaciones que no sabemos cómo afrontar. En el proceso de desarrollo infantil; algunos niños empiezan a morder y arañar, esto especialmente se observa en los niños que tienen entre 1 a 3 años de edad. Para los teóricos estas acciones son explicadas como conductas exploratorias y como forma de liberar la frustración.

Sin embargo; la preocupación como padres de familia nos lleva a buscar una explicación clara y puntual sobre lo que sucede en esta etapa, porque deseamos que pronto se acabe y puedan dejar de hacer y mantener esta conducta.

Aproximadamente entre los 12 a 18 meses, los niños están llevando a cabo su proceso de aprendizaje y están dispuestos a experimentar diversos tipos de conductas que van desde los gritos, mordiscos, manotazos y arañazos. Estas conductas cumplen el fin de ofrecerles formas de experiencias y determinar si van a continuar o si las cambian por otras, dependiendo del grado de refuerzo, aceptación o rechazo que reciba del medio.

Esta etapa usualmente coincide con la autonomía física, donde aprenden a caminar o utilizar su cuerpo, usándolo como fuente principal la satisfacción para sus deseos. Usar la impulsividad indica que aún el niño está aprendiendo a usar y regular sus instintos, son egocéntricos y les cuesta tener en cuenta a los demás, por eso reaccionan de forma agresiva cuando se sienten frustrados.

La mayoría de veces los niños van a empezar a morder o arañar por diferentes razones, si observamos con cuidado los motivos o razones de su acción podremos encontrar las razones y ayudarlos a expresarse bajo otras formas. Por ejemplo, hay niños que arañan para defenderse y así poder obtener un juguete o la atención de los demás.

Los especialistas indican que la conducta de morder, en los bebés, puede constituir una forma de exploración donde usan la boca para indagar; porque es una de las partes más desarrolladas de su cuerpo, e inclusive algunos lo usan para mostrar sus emociones o incluso cuando están demasiado alegres y emocionados. De ahí que la literatura concluya que los bebés muerden porque quieren oler y tocar objetos, experimentar con la causa y el efecto, o aliviarse el dolor de dentición.

¿Por qué lo hace?

Las razones pueden ser múltiples, entre ellos:

-       Afán de explorar el entorno que los rodea: esta fase es conocida como fase oral y suele concluirse aproximadamente a los 3 años de edad.

-       Muestras de afecto: como aún no son expertos en demostrar sus afectos sus manifestaciones de cariño pueden terminar con mordiscos. Por ello ambos padres deben decirle que el amor se muestra con caricias, besos, abrazos y no mordiscos ni arañazos.

-       Malestar en los dientes: en ocasiones puede sólo corresponder a un malestar en las encías inflamadas o la presencia de irritación en esa zona, generándoles dolor y/o ardor. Hecho que puede ser manifestado con llanto o incomodidad.

¿Qué hacer?

Recordemos que se trata de niños pequeños que están aprendiendo a regular sus emociones y nosotros, sus padres o educadores, somos su modelo de referencia, por tanto:

-       Evite responderle con la misma acción, es decir morderlo o arañarlo, porque puede entender que esa es la forma adecuada de mostrar y manejar las emociones.

-       No utilice frases como “niño malo”, “los niños buenos no hacen eso”, recuerde que es la conducta lo que se desaprueba y no al niño, esto puede dañar su autoestima.

-       No respondamos a esa acción con una risa o celebración porque el niño puede entenderla que así debe responder en otros momentos.

-       Dígale con calma y firmeza que no se hace así para desviar su atención hacia otros juegos o actividades.

Ofrézcale al niño un espacio libre y cómodo para que pueda explorar y jugar libremente, esto le permitirá descargar alguna tensión.

Ps. Silvia Casas

Terapeuta emocional

  • Locación:
    Av. Benavides 3030 - Miraflores, Lima 18 - Perú
  • Teléfonos:
    271-2053 / 981451650
  • Correo:
    informes@arcadeperu.com
© 2014 ARCADE. Todos los derechos reservados