Regresar

NOTAS DE INTERÉS



04/08/2014

PACIENCIA ¿DÓNDE LA ENCUENTRO?

Tratemos de definir ¿Qué significa PACIENCIA?

No es sinónimo de pasividad ni tampoco es aguantarse, es la fortaleza que podemos desarrollar para ejercer  autocontrol y así  atender las demandas de nuestros hijos(as) en las diferentes etapas de sus vidas. Implica un trabajo  interno y permanente para contactarnos con  lo que sentimos y decidir qué hacer con el cúmulo de emociones.

La paciencia se cultiva diariamente, y requiere justo eso, paciencia. Es importante incorporar en nuestra vida momentos y espacios para relajarnos, recrearnos, escuchar música, leer… para que el estrés no nos atrape y empecemos a maltratar a quienes están en nuestro camino, en  especial a nuestros hijos(as).

Es importante la paciencia en la crianza de nuestros hijos porque…

Nos permite actuar sin dejar que nuestra ansiedad, intolerancia, desesperación nos invadan y nos lleven a agredir a quienes más queremos. Con nuestra paciencia, enseñamos a nuestros hijos(as) a vivir este valor. Es importante darnos  cuenta de que, a veces, las necesidades y ritmos del otro no coinciden con las nuestros. Si yo conozco el estado evolutivo en el que se encuentra mi hijo(a), si sé aquello de lo que es capaz ahora, aquello que necesita y lo que aún no puede dar o hacer, puedo ajustar mis expectativas y mi estado interior con el de mi hijo(a). Mientras más estemos  en sintonía con nuestros hijos(as), más fluida será la crianza. Es necesario ser pacientes, empáticos y tener expectativas realistas para ello.

¿Por qué será para nosotros los padres en muchos casos tan difícil mantenerla o conseguir la paciencia?

Preguntémonos:

  • ¿Somos tolerantes?
  • ¿Conocemos el desarrollo evolutivo de nuestros niños(as)?
  • ¿Qué expectativas tenemos respecto a nosotros mismo s y respecto a ellos?
  • ¿Respetamos sus propios ritmos?

Las necesidades e intereses que nos cuestan comprender y aceptar, especialmente cuando estamos estresados. Traemos muchos  “deberías”, preconcepciones,  en las que queremos encajar a nuestros hijos(as) en nuestras expectativas, nuestro mundo, nuestros ritmos en lugar de conocerlos como seres únicos  y adaptarnos a ellos, sus capacidades, necesidades y etapa evolutiva.

¿Cómo hacemos para que la paciencia esté presente en la crianza de nuestros hijos?

  • Identificar qué sentimos y cómo nos sentimos cuando nuestros hijos(as) se comportan de una determinada forma.
  • Reconocer qué comportamiento de nuestros hijos(as) nos irritan y desesperan más.
  • En qué momentos y ante qué circunstancias ocurren.
  • Conectarnos con  el niño que fuimos, recordar,  sentirlo, volver a ponernos en su piel, rememorar aquello que nos gustaba cuando éramos niños, los tratos que nos molestaban, y aquello que nos hacía sentir a gusto, así sería mucho más fácil tener la paciencia que necesitamos como padres.

¿Qué hacer cuando sentimos que nos estamos desbordando?

  • Debemos evitar actuar en el momento en que estemos muy molestos por un determinado comportamiento.
  • Dependiendo de la edad lo podemos comunicar.
  • Es necesario contactar qué sentimos y cómo nos sentimos para poner en práctica nuestros mecanismos de autocontrol
  • Cuando nos sentimos más serenos, comunicarnos con nuestros hijos(as) para identificar que pasó, por qué y para qué se portó de esa  manera.
  • También podemos usar técnicas de respiración.

A tener en cuenta….

  • La paciencia puede reducir los niveles de estrés y mejorar tu salud y longevidad, además la paciencia te hace ser más feliz. Cuando te encuentres a ti mismo siendo impaciente, piensa en los efectos positivos de la paciencia y recuerda que la impaciencia sólo empeora las cosas.
  • El aburrimiento hace que ser paciente sea difícil. Busca algo que hacer mientras esperas en algún lugar.
  • Una manera de aliviar el estrés es escribir al respecto. Cuando te sientas enojado, escribe al respecto y medita sobre el por qué te sentiste tan enojado.
  • Muchas personas han descubierto que la meditación y el yoga ayudan a aumentar la paciencia.
  • Sé paciente, nunca molestes a alguien cuando no están yendo rápido. Toma tiempo.
  • Entendemos que tener paciencia es no reaccionar de forma automática si no pensar bien lo que vas a decir y cómo lo vas a decir
  • La paciencia debemos aumentarla nosotros como padres, de poco sirve pedirle a un niño que tenga paciencia si luego nosotros la perdemos ante cualquier situación. No hay que olvidar que nuestros hijos son espejos y reflejan lo que ven de nosotros, lo bueno y lo malo.
  • Debemos ser conscientes de cómo reaccionamos ante situaciones que nos hacen perder la paciencia y observar cómo podemos cambiarlo. Observando nuestros pensamientos para apartar los pensamientos negativos hará que no actuemos de forma impulsiva con nuestros hijos(as).
  • Por lo tanto tenemos que hacer mucho trabajo interior para que nuestros hijos(as) lo vean reflejado en el exterior, y como sabemos que nuestros hijos(as) son nuestros espejos, si nos ven reaccionar con paciencia ellos también la tendrán con nosotros en el futuro.
  • Es importante que estén atendidas nuestras necesidades biológicas y emocionales mínimamente.
  • El gran secreto de los “padres pacientes” está referido a las expectativas diferentes. Cuando esperas que todo esté recogido, que tus hijos respondan a la primera o jueguen solos durante un par de horas, que se acuesten en cinco minutos o que tu pareja adivine que estás cansado y se ponga veloz a limpiar la cocina… es fácil que te sientas frustrado (a), porque todo eso se cumple raras veces.

Ps. Maribel Torres 

  • Locación:
    Av. Benavides 3030 - Miraflores, Lima 18 - Perú
  • Teléfonos:
    271-2053 / 981451650
  • Correo:
    informes@arcadeperu.com
© 2014 ARCADE. Todos los derechos reservados