Regresar

NOTAS DE INTERÉS





05/07/2017

Intervención temprana desde el enfoque de terapia ocupacional (TO)

La intervención temprana llevada a cabo por los terapeutas ocupacionales va dirigida a niños de 0-3 años. Las metas y logros propuestos a alcanzar giran en torno a la independencia, desarrollo máximo y fortalecimiento de debilidades que pueden comprometer el óptimo desempeño en diversas áreas de la vida (actividades básicas de vida diaria, productivas y recreativas) y  favorecer las áreas de desarrollo (sensorial, motor, socioemocional, aprendizaje, etc.)

Las actividades de vida diaria hace referencia a todas las tareas y acciones necesarias para la supervivencia (alimentación, higiene, control de esfínteres, uso de inodoro, vestido, entre otras), las actividades productivas son de carácter social y se vincula a los roles que cumple la persona (explorar el mundo, aprender, rol en la familia, ir a la escuela, etc.) y las actividades recreativas están relacionadas al ocio, inversión del tiempo libre en algo lúdico, ameno y de disfrute. Cuando en alguna de estas áreas se perciben dificultades se recomienda una observación desde el enfoque de Terapia ocupacional.

En el intervalo de 0 a 3 años los hitos del desarrollo y la calidad de la interacción con el entorno son claves para la detección de algún indicio de una posible dificultad posterior e incluso alguna limitación o condición existente pero que quizá pasa desapercibida.  A continuación, se presenta un check list de características más frecuentes a partir de una observación e intervención temprana desde el enfoque de la terapia ocupacional; las características mencionadas han sido organizadas por edades, sin embargo, muchas de ellas no necesariamente pueden presentarse en el intervalo indicado.

0 - 6 meses:

  • Prematuridad, nacimiento múltiple, gestación bajo estrés o embarazo riesgoso.
  • Antecedente familiar de alguna condición de discapacidad o enfermedad vinculada al desarrollo.
  • Hospitalización durante los primeros días de vida, diagnóstico de alguna condición congénita o genética.
  • Percepción de los padres en la que parece haber una diferencia al comparar con otros bebes de su edad, recomendación de la persona a cargo de los talleres de estimulación o acompañamiento temprano o del personal competente del control de niño sano.

6 meses – 1 año

  • Percepción de que el desarrollo del niño no sigue el ritmo esperado.
  • Se exacerban características que indican respuestas desproporcionadas ante estímulos externos, parece no mostrar interés por jugar o interactuar con los demás e irritabilidad.
  • Dificultad para mantenerse sentado, se pone rígido al ser cargado.
  • Dificultad en la alimentación, no gusta de alimentos acordes a su edad, le incomoda determinado tipo de ropa (texturas).

1– 1 ½ años

  • Dificultad para mantenerse de pie o para  aprender a caminar, parece ser más blando que los demás niños de su edad, poca masa muscular, elasticidad y flexibilidad corporal.

1½ - 2 años

  • Dificultad en la adquisición de habilidades motrices, parece no controlar su cuerpo como él quisiera, muestra reacciones desproporcionadas ante el movimiento, dificultad en el lenguaje.

2-3 años

  • Dificultad con el apego, baja calidad de atención, muestra dificultades en el uso de sus manos para actividades de manipulación y precisión.
  • Se muestra impulsivo, parece no escuchar cuando se le habla, se observa  que el niño es muy pasivo o sedentario.
  • Le cuesta jugar de manera organizada, no muestra interés por actividades pre-escolares  o actividades de mesa.

La Terapia ocupacional  hace uso de variadas enfoques, técnicas y herramientas,  con la finalidad de brindar el máximo nivel de calidad de vida posible. Tomando como principal punto de referencia, el aspecto sensorial. A continuación, se presenta su importancia e influencia en las áreas de desarrollo:

  • Sensorial: mediante la información sensorial (estímulos) percibida a través de los sentidos es posible conocer, explorar e interactuar con el mundo; de igual manera, el sentir y conocer cada parte de nuestro cuerpo es fundamental para el óptimo control de éste.
  • Motor: en base a la información sensorial y al adecuado procesamiento de ella, el ser humano va a interactuar con el entorno físico de manera activa. En un inicio tomará control de su propio cuerpo, el cual, paulatinamente dominará con mayor destreza y, en conjunto con el aspecto sensorial, desarrollará habilidad de tipo perceptual, logrando así habilidades de mayor complejidad.
  • Socioemocional: el tener un buen dominio del cuerpo e interactuar satisfactoriamente con el entorno generan la adquisición de habilidades que afianzarán la independencia y seguridad en uno mismo y, por ende, un óptimo desempeño, el cual en el transcurso del tiempo optará un carácter social.
  • Aprendizaje: la vida del ser humano consta de continuos aprendizajes, y para su adquisición se requiere de óptimas condiciones, entre las cuales se encuentran los aspectos mencionados con anterioridad (sensorial y motor).

Entonces, ahora que conocemos la influencia positiva que la intervención temprana brinda desde el enfoque de terapia ocupacional, es importante observar las características de desarrollo de nuestros niños, con la finalidad de detectar qué área de desarrollo podemos fortalecer. 

Carlos Alonso Alberto Avalos Carrión

Terapeuta ocupacional

  • Locación:
    Av. Benavides 3030 - Miraflores, Lima 18 - Perú
  • Teléfonos:
    271-2053 / 981451650
  • Correo:
    informes@arcadeperu.com
© 2014 ARCADE. Todos los derechos reservados