Regresar

NOTAS DE INTERÉS



22/06/2017

¿Cómo promuevo, desde casa, el manejo de emociones en mi hijo(a)?

El autocontrol es aquella capacidad que permite controlar nuestras propias emociones, facilitando la posibilidad de elegir lo que queremos sentir. Esta capacidad es fundamental para un adecuado desarrollo personal y social. Asimismo, es importante considerar que el autocontrol no significa retener o suprimir lo que estamos sintiendo, sino, es poder identificar, comprender y aceptar lo que sentimos para tener mayor oportunidad de manejar y/o equilibrar la emoción y así, tomar mejores decisiones de nuestra conducta, para nuestro beneficio o de los demás.

Para el desarrollo del autocontrol, es necesario tener mucha paciencia, pues éste es un proceso de largo plazo, que inicia desde la primera infancia, y la vamos fortaleciendo a lo largo de nuestra vida. Cuando un niño se ve a sí mismo con recursos para manejar, de alguna manera sus emociones, él se siente más seguro de sí mismo y se adapta mejor a las diferentes situaciones y grupos sociales.

Entonces, si deseamos propiciar, desarrollar y/o fortalecer el autocontrol en nuestros hijos(as), podemos tomar en cuenta las siguientes sugerencias:

¿Cómo logro promover, desde mi rol de padre/madre, el autocontrol en mi niño(a)?

  • Siendo su modelo, en el manejo de las emociones.
  • Ayudándolo a que pueda entender lo que está sintiendo, y validando lo que siente.
  • Empleando un lenguaje emocional, es decir, colocarle nombre a las emociones, para que se vaya familiarizando con este y lo utilice en su actuar diario.
  • Brindándole estructuras, por medio de rutinas que sean diarias.
  • Poniéndole límites, de esta manera vamos enseñándole la tolerancia y a su vez aprenderá que no siempre se hará lo que desea.
  • Ofreciendo técnicas sencillas para poder controlar sus emociones.

 

¿Y qué “técnicas” puedo enseñarle a mi hijo?       

  • Cambio del foco de atención: cuando es más pequeño, nosotros mismos podemos cambiar la actividad que esté generando el desborde de la emoción ayudándolo a encontrar algo más placentero y luego de ello, conversar sobre lo sucedido. Sin embargo, si nuestro niño es más grande (a partir de 7 años) podemos explicarle que si tiene una emoción que no logra manejar en ese momento, puede retirarse, buscar una actividad de su agrado y pensar en las posibles soluciones de la problemática, solo o con ayuda de un adulto de confianza.
  • Técnica de la respiración 4 – 7 – 8: este es un ejercicio que podemos realizar en familia. Inhalamos por un lapso de 4 segundos por la nariz, aguantamos la respiración por 7 segundos y exhalamos suavemente por la nariz o boca en un lapso de 8 segundos. (repetir 3 veces). Podemos respirar y relajarnos antes de dormir, en cambio de actividades en casa, cuando se tuvo una emoción intensa, etc.  
  • Diario de emociones: esta técnica es muy fácil, solo basta un cuaderno donde nuestros hijos tienen que ir escribiendo o dibujando sus experiencias, sus sentimientos y sus pensamientos. Este ejercicio  les ayudará a explorar, identificar, canalizar y, luego, hasta puedan lograr encontrar soluciones.
  • Detective de emociones: esta técnica, intensifica los lazos de confianza con nuestros hijos, ya que se trata de explorar junto con ellos, la raíz de cada emoción que pueda presentar. Y a su vez poder comentar como padre o madre, experiencias similares que hayamos podido pasar.
  • La “técnica del yo puedo”: Si mi niño, desde pequeño, sabe que es capaz de lograr lo que se propone, entonces, asumirá nuevos retos, más empoderado. Cuando le diga: “tú puedes controlarte”, será más sencillo que lo logre. Para ello, es importante que aprenda a identificar sus características personales y elogiarlo cuando se observe esfuerzo o dedicación para lograr una meta.

Recordemos que el poder manejar nuestras emociones, es una competencia emocional importante en la vida, que nos permitirá vivir de manera más saludable y plena. Por eso, es importante  transmitir un modelo adecuado para nuestros hijos; sin embargo, si observamos que el autocontrol de nuestros niños(as) no desarrolla, a pesar de promover y estimular, es importante, acudir a un especialista de tal manera se pueda conocer qué otras variables influyen en su desarrollo.

 

María Inés Urbietta

Coordinadora Psicopedagógica

  • Locación:
    Av. Benavides 3030 - Miraflores, Lima 18 - Perú
  • Teléfonos:
    271-2053 / 981451650
  • Correo:
    informes@arcadeperu.com
© 2014 ARCADE. Todos los derechos reservados